Una receta fácil para hacer bombones sin gluten y sin lactosa rellenos de crema de cacao y avellanas

¿Cuántas veces hemos o nos han regalado bombones para una ocasión especial? Pues bien, yo quería pasar un fin de semana romántico pero era la primera vez que no podía tomar mis ansiados Lindor debido a mi intolerancia a la lactosa. Así que ¡los preparé yo misma!

Después de volverme loca buscando en centros comerciales, no di con ninguna caja de chocolates que fuera apta para mí, por lo que me puse manos a la obra para dar con una receta rápida, barata y sobre todo fácil porque la cocina y yo no nos llevamos muy bien.

¡Ahí va! La forma de hacerlos es muy sencilla y salieron riquísimos. No son como los de Lindt pero son bombones de chocolate con leche rellenos de crema de cacao y avellanas y a mí me dan el pego después de tanto tiempo sin catarlos.

¿Qué necesitamos?

Bomboneras (yo compré dos de seis de silicona en el chino a 0,90 euros) aunque cubiertas también sirven

Chocolate con leche sin lactosa (chocolate Valor sin lactosa en Carrefour a 1,44 euros)

Crema de cacao y avellanas de la marca NaturGreen que es sin lactosa y sin gluten y la encontré en el Carrefour a 4,65 euros.


Sin embrago, si sólo eres intolerante a la lactosa, puedes comprar la de la marca Noisetti que es algo más barata. Yo la compré también en el Carrefour a 2,85 euros y es la que uso ya que no soy celiaca, sino intolerante al trigo tradicional.

¿Cómo hacerlo?

Cogemos el chocolate, lo dividimos en onzas y lo derretimos, bien al baño María (metiendo el chocolate en un frasco alto de cristal y este a su vez en una cacerola con agua hirviendo hasta que se derrita) o en el microondas, en un bol, un par de minutos con cuidado de que no se queme.

Cogemos una cucharilla y llenamos el molde hasta arriba con el chocolate derretido. Los que sean ya unos profesionales y tengan manga pastelera, mucho mejor.

Una vez rellenos los huecos, damos la vuelta al molde (sobre un plato para que no manche) y le damos unos golpecitos para que se quede el chocolate solamente en las paredes del molde.

Metemos el molde un par de minutos al congelador para que el chocolate de las paredes se endurezca.

Sacamos el molde y con una cucharilla metemos la crema de cacao sin que sobresalga, para rellenar los bombones. Podemos meter también trocitos de galleta (yo utilizo galletas María del Mercadona sin gluten ni lactosa a 2,33 euros).

Para taparlos, cogemos el chocolate sobrante que habíamos derretido con anterioridad y con una espátula, cuchillo, lengua de gato… dejamos el molde liso.

Metemos al congelador otros 10 minutos.

Sacamos los bombones del molde y quitamos con cuidado el chocolate que sobra.

Colocamos en una cajita mona o un cuenco y ¡a comer!

Y si queréis acompañarlo de un champagne, yo compré una botella de Moët Chandon, está riquísimo y ¡no tiene ni gluten ni lactosa!

¡Y a disfrutar!

Os dejo también el vídeo por si os resulta más fácil.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *